Lo que la mayoría no sabe sobre la salud y la medicina

salud natural vigo

Para muchos la salud es simplemente la ausencia de enfermedades. Por lo tanto, la medicina solo tiene razón de ser a partir de la aparición de los síntomas de la enfermedad. Para muchos, esto es todo cuanto saben de la salud y de la medicina.

La O.M.S dice:

“La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia…”

Esta definición, en apariencia brillante, parece ser solamente uno de esos conceptos teóricos que se manejan, pero que nada tienen que ver con la realidad. Todo parece indicar que hoy en día, la salud anda simplemente entre el camino de la enfermedad y el de la farmacia. Así de triste.

Es por eso que me quedo maravillado con la infinidad de conocimiento que existe del que la sociedad parece no darse cuenta, la ingente cantidad de métodos, técnicas y evidencias que hacen constatar que la salud en el más amplio sentido de la palabra es posible, sencilla y accesible.

Creo que la medicina convencional es imprescindible, y es toda una suerte contar con todos los medios de los que dispone, pero por desgracia, a menudo está coja, con vacíos inexplicables, influenciada tristemente por ciertos intereses económicos, cada vez más inaccesible y donde la persona tiene que vivir en la incertidumbre y con la creencia de que solo es posible cuidar su salud a través de terceros, y que uno poco puede hacer para cuidar su propia salud. Necesita algo más.

terapias alternativas vigo

Las denominadas “Terapias naturales”, “Terapias alternativas”, “Medicina natural” “Sanación holística”, entre otros muchos nombres, son el complemento ideal y necesario para abordar nuestra salud. Técnicas que permiten abordar la salud mucho antes de que aparezca el síntoma de la enfermedad. Encontrar la raíz de los problemas más allá de nuestro cuerpo físico. En nuestro campo energético, en la mente, en las emociones, en nuestro sistema Familiar. Reconocer signos de enfermedad, sintiendo el cuerpo con las manos, observando el Iris, las uñas, la lengua, sintiendo el pulso y un sinfín de formas que nos permiten ganar tiempo y reconocer el desequilibrio mucho antes de aparecer el síntoma.

Ver nuestra vida más allá de nuestro propio cuerpo, y entender que no solamente somos un conglomerado de energía que aúna el cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu, sino que también somos una partícula que pertenece a un sistema Familiar, que está dotado de una coherencia para muchos inimaginable. Una lógica aplastante que nos permite entender por qué repetimos historias de nuestros ancestros, por qué al final resulta ser que tenemos casi cero libre albedrío y en realidad vivimos condicionados por lo que le pasó hace mucho y de lo que ni somos conscientes.

La visión sobre la salud de la medicina convencional, es, en mi humilde opinión, una visión de parvulario: simple, inocente, sencilla, pequeña, que está creciendo, promete pero aun no puede responsabilizarse plenamente de otras personas… y todo lo que le queramos atribuir a un niño en proceso de maduración.

La medicina no contempla lo que ya a estas alturas es obvioLa salud depende de nuestros pensamientos, emociones y de un campo energético que ya está más que evidenciado que rige nuestros procesos físicos y biológicos. Y que estamos sometidos a unas leyes que rigen nuestros procesos personales y familiares y que no están sujetas al tiempo ni al espacio. Que en la mayoría de los casos, se escapan a nuestro entendimiento.

Creo que la enfermedad seguirá siendo una ruleta rusa mientras la medicina no decida hacer caso de las evidencias y tomarse oficialmente esto en serio, como los numerosos médicos y profesionales de la salud que deciden formarse por su cuenta fuera del sistema convencional, con la esperanza de poder ayudar a esas personas que acuden a ellos por ser el referente médico, con la necesidad de encontrar una auténtica respuesta a sus problemas, pero que a menudo se limita a ser una atención encaminada a recetar la droga de venta exclusiva en farmacias.

¿Lo que la mayoría no sabe sobre la salud y la medicina?

Pues que la salud no es azar ni mala suerte. La salud sigue unos procesos lógicos que dependen de nuestros pensamientos, emociones, campo energético y también de nuestro sistema familiar.

Cuando la mayoría de la población sepa esto, estaremos predominantemente sanos. Y se erradicarán infinidad de aspectos de la sociedad que nos enferman.

Anuncios

Haz un comentario si te apetece

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s